Por Darinel Herrera

La covid-19 no solo trajo consigo una revolución en los hábitos alimenticios y de consumo de los europeos (haciéndolos pasar del consumo masivo de alimentos convencionales a el consumo racional y limitado de productos saludables, locales, y sostenibles) sino también, vino a reforzar la ya creciente tendencia de los compradores minoristas a exigir la estandarización, transparencia y trazabilidad de los procesos productivos de sus proveedores de alimentos. Sobre todo, aquellos procedentes de países en desarrollo.

Para cumplir con los nuevos estándares y necesidades de los europeos, los proveedores de alimentos de países en desarrollo como México, deberán trabajar duro en la calidad de sus productos, así como en la estandarización, la transparencia y la trazabilidad de sus procesos productivos y otros aspectos relevantes de su negocio. Validando la calidad y buenas prácticas de sus compañías, a través de certificaciones internacionales de calidad, inocuidad y responsabilidad social avaladas por la Unión Europea, como lo son Global Gap, BRCGS, SMETA, Rainforest, UTZ, entre otras).

Origen de la tendencia al consumo responsable, saludable y sostenible.

Si bien, la Covid-19 vino poner en primer plano la necesidad social e individual de alimentarse sanamente a fin de fortalecer en lo mayor posible el sistema inmunológico de las personas y evitar nuevos contagios. Debemos recordar que esta tendencia de cambio de hábitos de consumo hacia alimentos más saludables, responsables y sostenibles, ya estaba muy presente en los ODS 2030 de la Organización de las Naciones Unidas y en el ADN de la generación Z mucho antes de la pandemia.

Una generación que se caracteriza principalmente por contar con un mayor nivel de conciencia, urgencia y hambre de información en comparación con generaciones anteriores. Y que además, exige transparencia en la obtención de información acerca del origen y trazabilidad de sus productos ante un mundo cada vez más desigual y con menos recursos naturales disponibles.

¿Cómo las PYMES mexicanas pueden prepararse para Exportar alimentos a Europa en la era post-covid?

En primer lugar, la nueva estrategia de marketing de las compañías proveedoras de alimentos en la era post covid, deberá estar alineada a la salud, al propósito de los consumidores, así como a la trazabilidad y a la transparencia de sus procesos productivos.

En segundo lugar, la omnicanalidad será clave para conquistar el mercado. Es por ello que será necesario invertir en la digitalización de todos los sistemas de la compañía y en generar más y mejores alianzas con distribuidores locales y plataformas digitales que le permitan a las compañías de los países en desarrollo estar presentes en todos los canales de distribución existentes (Sobre todo aquellos ligados al comercio electrónico como mercado libre y amazon).

Se espera que los ingresos del comercio electrónico minorista europeo aumenten de $ 295 mil millones en 2017 a $ 510 mil millones en 2024 (Statista, 2020).

En tercer lugar, las compañías proveedoras de alimentos tendrán que tener muy presente que a partir de hoy el análisis de datos, la inteligencia artificial, la realidad virtual y el 5G serán la norma. Por lo que tendrán que esforzarse aún más en presentar sus productos de manera atractiva y con una buena historia.

Fuentes:

How SMEs from developing countries can prepare their export business for (post) coronavirus trends in Europe. – CBI 2021.

Available at https://www.cbi.eu/market-information/home-decoration-home-textiles/how-smes-developing-countries-can-prepare-their

EU commission (2020).

Available at: https://ec.europa.eu/info/business-economy-euro/indicators-statistics/economic-databases/business-and-consumer-surveys/latest-business-and-consumer-surveys_en#november-2020-euro-area-and-eu-economicsentiment-markedly-down-employment-expectations-declining